#OFRdh2 | Romario “Mi intención en todo momento era saber porque me había expulsado”

ROMARIO – Francisco Javier Avivar Muñoz

El partido estaba en el 89´, hubo una acción del juego donde Migue Rienda se le partió el talón de la bota, de una patada que le dieron, entonces el jugador salió del campo para cambiarse las botas.  A esto se le sumó, que dos jugadores de los míos de la calor y el cansancio se le subieron los gemelos, así que dos jugadores en el suelo, Rienda fuera y el Linares atacando, entonces me dirijo al árbitro diciendo ´Arbitro que entre, arbitro que entre´ pasa un minuto o minuto y medio, salió el balón dos veces del campo, y yo creía que Rienda ya iba a poder entrar, pero el Arbitro no le deja entrar y yo me pongo nervioso.

Entonces el árbitro se dirige a mí y me dice:

          Árbitro: “Mister está usted amonestado por estar fuera del área Técnica”

          Romario: “¿y por qué no deja entrar a mi jugador? ”

    Árbitro: “Mister no me caliente la cabeza que no tiene ni puta idea del Reglamento”

       Romario: “perfecto, no tengo ni idea del reglamento, pero luego me lo explicas fuera”

          Árbitro: “Mister, ¿me estás amenazando? Estás expulsado”

Chico, el mister del Linares, le dice “arbi que no te ha dicho nada”. A lo que el árbitro le dice “usted se calla y está amonestado también”, y yo ya me voy murmurando al vestuario. Yo tenía a lado al Línea, así que si le hubiera insultado él hubiera levantado la bandera pero lo único que me dijo era que no siguiera protestando.

Tras el partido me dirijo al árbitro en el vestuario para que me explique el reglamento, y él ni me miraba a los ojos, y  me indicaba que siguiera hablando señalándose la oreja. Yo le pedí educación y que por lo menos me mirara a los ojos y me dijera: te he expulsado por esto…

Mi intención en todo momento era saber porque me había expulsado y que si había malentendido mis palabras pedirle disculpa y explicarle lo que quería decirle en el campo. Que yo no voy excusándome, él ha entendido que me tenía que expulsar y lo hizo. Pero yo lo que no entiendo es que una expulsión puede ser de un partido o dos, pero no puede manchar mi nombre y expulsarme 6 partidos, cuando no hay ni agresión por medio y jugándose mi equipo el salvarse en la categoría.

Me han podido expulsar por protestar, pero por mi boca no ha salido nunca lo que él refleja en el acta, en ningún momento le he insultado ni me he referido a su madre. Yo me pongo más nervioso por su actitud, porque entiendo que somos personas y debería dialogar más, y me dirijo a él diciéndole “Polla, dedícate a otra cosa. No te mereces los dos líneas que tienes que saben escuchar y tienen educación en un campo de fútbol”

En resumen, que por los lances del partido y por mis palabras a él puedo entender una expulsión de dos partidos, pero 6 me parece excesivo y fuera de la realidad. Hay que proteger a los Árbitros, me parece muy bien, pero ¿Quién protege a los jugadores y entrenadores ante actas que no reflejan la verdad? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s